Mis comentarios al piloto de Constantine

constantine_tvEl cómic Hellblazer es terror mala leche, con un protagonista cabrón y con un enfoque para lectores maduros; y (des)criterio formado. No es cómic de superhéroes con capa, ni tampoco un melodrama que intenta vender algo que no es. Menos un elseword subrevalorado. Es cómic del bueno, punto. Por ello, la adaptación que se hizo al cine no fue de mi total agrado, tanto por el protagonista (Keanu Reeves, un actor muy mediocre) y porque si bien fue un film bien dirigido, el personaje de John Constantine no quedaba bien reflejado en su formato cinematográfico. Tengo muy claro que cuando se “adapta” un cómic (o un libro) al cine, no se puede ser fiel 100 por ciento. Si bien se pueden hacer esfuerzos y poner cariño a la propuesta, la no fildelidad es un precio a pagar. En fin, la película Constantine no fue lo que esperaba como lector de la historieta del inglés.

(Desde acá advierto que pueden haber spoilers mínimos) La apuesta televisiva de David S. Goyer para el canal NBC, por el contrario, intenta ser más fiel al personaje de las viñetas, tanto en su imagen (rubio, gabardina amarilla, acento inglés) y el enfoque demoníaco de la propuesta. Sí, está todo suavizado, entendiendo que se pretende vender esta obra a todo público (lector y no lector de cómics): por ejemplo, John no fuma debido a limitaciones de la TV gringa (un gran detalle por lo demás), no oímos palabrotas, pero al menos, tenemos a un protagónico carismático que arrastra unos cuantos demonios y tiene esqueletos en el clóset que lo hacen ser un cínico aunque, en el fondo, buena persona que suelta algún chiste de vez en cuando para emascarar su drama interno .

El piloto “filtrado”, que no es el mismo que se mostró en la Comic Con, lamentablemente no tiene la suficiente calidad visual para juzgar los efectos especiales y la fotografía de la serie, detalles para mí importantes. Pero sí podemos afirmar que no está el horror del cómic Hellblazer, y que como piloto, cumple bien su objetivo de enganchar al protagonista a su microuniverso, el rol de sus aliados y enemigos, y que lo demoníaco, la religión y la brujería si estarán presentes. El actor Matt Ryan lo hace bien, su John Constantine no fuma en pantalla, es una pena, pero tiene carisma, que se agradece y es uno de los pilares del cómic. Es un personaje que no puede ser tu modelo de vida, es un cínico exorcista con agenda propia, pero que te cae bien. Es al final del episodio donde lamentablemente caemos en el cliché de la serie de TV, con el protagonista haciendo alianza para futuras aventuras con la bella dama recién salvada y que, obviamente, tiene conexiones con lo sobrenatural. En todo caso, hay que aclarar que el personaje de Liv (la bella Lucy Griffiths) no seguirá por un “cambio de orientación” en la serie (creo que su desempeño no le gustó a quienes que ponen las lucas). Para cumplir el rol de la mina rica, desde las páginas llegará Zed (Angélica Celaya), una ex amante de John.

La serie promete. Como lector, creo que cumple y adapta satisfactoriamente el cómic, aunque la mala leche y el horror no serán la piedra angular, porque Constantine es una adaptación que quiere llegar a la máxima cantidad de público. Y ese público, nunca ha leído un cómic de Hellblazer. Esperemos que la serie entretenga y tenga la suficiente oscuridad sin los clichés propios de la TV para que, al menos, sorprenda. Es NBC, no es HBO…

constantine_liv

constantine-tv-series-matt-ryan

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s